Skip to main content

Los daños a los vehículos pueden ser un gasto evitable. Encuentre las soluciones adecuadas y reciba algunos consejos excelentes para proteger sus vehículos con WABCO.

Cuando se trata de la seguridad vial, la principal preocupación es garantizar que las operaciones de la flota estén diseñadas para proteger a los conductores, peatones y otros usuarios de la vía pública. Sin embargo, para que una flota funcione de forma ininterrumpida y a su capacidad óptima, también es vital que los camiones y remolques estén protegidos de los posibles daños. De lo contrario, podría ocurrir que tuvieran que se sacados de la carretera, necesitasen reparaciones o incluso sustituciones, siendo todas ellas operaciones costosas para las empresas.

Cuando un vehículo dañado está fuera de la circulación, reduce la capacidad de la flota de satisfacer a todos los clientes y finalizar los trabajos, además de que aumenta los costes de las reparaciones y sustituciones.

Los daños a los vehículos cuestan dinero. Por lo tanto, es mejor implementar estrategias que aborden este problema y reduzcan el riesgo pronto en lugar de tener que abonar facturas abultadas por arreglar problemas más adelante. Se ha calculado que tener un solo vehículo fuera de la carretera puede costarle a su negocio entre 400 y 700 € por día , así que más vale no meter la pata con la seguridad vial.[1]

El aspecto clave con el que tiene que lidiar cualquier empresa de transporte o logística es entregar y recoger los artículos de forma rápida y segura y una empresa que no lo haga así perderá clientes, dañará su reputación y a la larga perderá dinero. Como gestor de flota, siempre hay formas de reducir las posibilidades de que el vehículo sufra daños y evitar tales problemas.

Reducción de accidentes

Cuando hablamos de vehículos industriales que sufren daños en la carretera, intervienen muchos factores, pero no todos están bajo su control. El mal tiempo, los errores cometidos por otros usuarios de la vía pública y los peligros inevitables son imposibles de planificar. Sin embargo, una formación adecuada, unas soluciones de gran impacto y una preparación efectiva para los conductores, camiones y remolques pueden contribuir a asegurar que se encuentren en la mejor posición en tales escenarios.

La formación sobre seguridad para conductores es uno de los focos de atención principales para reducir el daño a los vehículos. Asegúrese de que los miembros de su equipo aprovechan al máximo los vehículos, respetan los límites de velocidad y están atentos y son conscientes de los peligros de la carretera para brindarles las mayores probabilidades de evitar los accidentes. El Programa de formación para mejores conductores Top Driver  de WABCO Academy incluye módulo sobre tecnología de seguridad, protección de la carga, tecnología y prácticas de conducción para ayudarles a ponerse al día.

La información tacográfica también puede ayudarle a garantizar que descansan lo suficiente y que no conducen cansados. DigiTach Solutions incorpora datos tacográficos en su sistema de gestión de flotas, que los envía al departamento de administración en tiempo real para una mayor visibilidad. La causa de la gran mayoría de los accidentes son errores humanos, por eso recomendamos que utilice TX-ECO, que analiza los estilos de conducción para ayudar a que sus conductores averigüen cómo minimizar este riesgo.

Minimice las posibilidades de que los vehículos de su flota sufran daños tomando medidas que han sido cuidadosamente pensadas.

Robos y daños

El robo de mercancías de las flotas es un problema importante que puede causar varias complicaciones a los gestores de flotas. Está el coste de asegurar y sustituir los productos sustraídos, el impacto en la cadena de suministro y en su reputación, además de los gastos de reparación de los daños causados durante el robo, por ejemplo, en los casos en que se raja el remolque y se roban las mercancías pueden dañarse gravemente los lados del mismo. Los datos indican que las empresas del Reino Unido perdieron 14 millones de libras (unos 15,4 millones de euros) aproximadamente en sustracciones de mercancías tan solo de abril a junio de 2018.[2]

La minimización del daño provocador por los robos empieza con protección efectiva de las cargas y para ello existe una amplia variedad de medidas de seguridad que puede implementar. Los sistemas de bloqueo electrónico y las llaves virtuales, como las que se incluyen en la solución de seguridad OptiLock™ significan que puede controlar, desde la oficina central, quién tiene acceso al remolque, anulando el acceso del conductor cuando sea necesario.

Estilo de conducción

Los conductores no solo causan daños a los vehículos cuando tienen choques o accidentes, también pueden tener un efecto negativo en el estado del camión y el remolque a largo plazo en función del tratamiento que den al vehículo. Conducir o acelerar demasiado rápido o frenar en seco pueden aumentar la tensión y la presión a las que ya se ve sometido el camión y causar daños que desemboquen en averías y reparaciones costosas.

Para abordar este problema, aproveche al máximo la digitalización, que permite a los gestores de flotas utilizar dispositivos telemáticos integrados, como TX-SKY, para recoger información sobre el rendimiento de los conductores. Así podrá identificar a los conductores que requieran más formación y los vehículos que tengan problemas debido a un tratamiento deficiente y analizar la eficiencia de los conductores, lo que se traducirá en un ahorro económico. Con esta información, puede solucionar problemas antes de que sean costosos para la empresa y reducir los malos hábitos de conducción antes de que causen daños a los camiones y remolques a largo plazo.

Algunos dispositivos también contribuyen a que los conductores eviten los daños. Entre ellos, se encuentran los sistemas de aviso de abandono del carril, como OnLaneALERT™, que ayuda a evitar el cambio accidental de carril. Otros permiten aparcar de forma segura y pueden avisar del riesgo de colisiones (que pueden provocar daños importantes) antes de que se produzcan, como TailGUARD™, que detecta los objetos que se encuentran en el ángulo muerto del remolque y lo detiene de forma automática para evitar una colisión.

La formación sobre seguridad para conductores es uno de los focos de atención principales para reducir el daño a los vehículos.

Mantenimiento preventivo

El daño en una parte de un vehículo puede provocar un «efecto mariposa» que cause desgaste por uso o un daño directo en otras zonas. Y un ejemplo muy claro de esto son los pinchazos debidos a que los neumáticos no tengan presión suficiente, lo que puede provocar daños graves en los ejes. Cuando se utiliza OptiTire™, que se basa en sensores para controlar la presión de los neumáticos, pueden evitarse problemas inesperados. De lo contrario, antes de que se dé cuenta, un problema fácilmente evitable habrá sacado al vehículo de la carretera, se habrá comido su presupuesto para reparaciones y quizás haya provocado un accidente.

Prepárese para esta situación usando las herramientas de diagnóstico remoto, como TX-DIAGNOSTIX  – que pueden señalar un gran número de problemas de los vehículos antes de que el conductor se dé cuenta de otro modo. Siempre es mejor programar el mantenimiento preventivo que tener que reaccionar ante la avería de un vehículo, ya que de esta forma puede ahorrar dinero y se asegura el poder planificar el número adecuado de camiones que necesita en la carretera para hacer el trabajo.

Reduzca las posibilidades de que se produzcan daños en el vehículo y hará que su flota sea más rentable, ecológica y segura.

¿Busca soluciones? ¡Contacte con nosotros!